Nueva cámara DJI y el peligro del capital chino

Es habitual que analicemos con lupa diferentes sitios donde se publican patentes, certificaciones, etc… El motivo es obvio, normalmente es la manera más fiable de saber que esta en camino, ya que se deben certificar conexiones de radio (bluetooth, Wifi) y las baterías que usaran.

Ilustración de la patente presentada por DJI.

Pues en las últimas fechas DJI ha registrado algunas cosas, cosas que llaman la atención y son un claro ejemplo del peligro del capital Chino. En dichos registros, DJI registra una cámara que claramente, es una versión de la Hasselblad X1D, la cámara de medio formato del fabricante Sueco y que DJI adquirió en 2017.

Es obvio que adquirir una empresa tiene alguna justificación, en ocasiones es por temas estratégicos, por ejemplo, con el fin de hacer uso de sus patentes, etc… Buena muestra de ello es este caso, en el cual, las diferencias con la cámara de Hasselblad son prácticamente inapreciables (en la versión de DJI podemos ver un joystick en la parte trasera).

Muchos celebran la idea de que una versión más económica de la X1D llegue al mercado y más usuarios se la puedan permitir. Aunque la nueva versión de la Hasselblad X1D Mark II ha llegado a un precio «interesante», casi la mitad del precio de lanzamiento del modelo original.

Otros piensan que simplemente registra una patente para tener cobertura legal en determinadas regiones. Pero lo cierto es que si finalmente se materializa en lanzamiento de una versión de DJI estaremos ante el anuncio de una muerte prematura o bien, otro caso Leica Panasonic.

0 Comments

Aún sin comentarios

Se el primero Comenta esta entrada

Leave a Reply