Sigma 18-35 f1.8 ART

En estos tiempos, en los que cada año la tecnología que rodea al mundo de la fotografía avanza, que cada pocos meses los megapixeles crecen, los rango dinámicos cogen peso y buscamos prestaciones cada vez más avanzadas en la grabación de video. La gran olvidada es la óptica, en muchos casos debido a que la mayor inversión se la lleva el cuerpo de la cámara y terminamos usando en ella ópticas de kit.

En muchos casos, se culpa el bajo rendimiento o la ausencia de resultados esperados a la cámara, cosa que suelen hacer los usuarios de iniciación tras usar las lentes de kit como los 18-55mm, que en algunos casos hablamos incluso de 18-200 o mayores. Estos objetivos funcionan bien, pero carecen de aspecto estrechamente ligados a la calidad de imagen.

En fotografía podríamos resumir la calidad de imagen como nitidez y estética en el desenfoque, en ambos tiene casi más que decir la óptica que la cámara. Aunque la cámara debe tener la capacidad de dar nitidez con sensibilidades ISO medias, incluso altas. Por estos motivos me gustaría en estos tiempos que corren, invitarte a una reflexión ¿merece la pena cambiar la cámara antes que la óptica? La respuesta en el 95% de los casos será “No”.

La mayoría de cámaras, principalmente las APS-C de consumo, vienen de fabrica con ópticas 18-55. Como comentaba más arriba, en ocasiones los usuarios prefieren ópticas más largas para cargar con menos equipo en viajes, excursiones o salidas al campo. Pero hay que sabes que esa decisión tiene un peaje, es la falta de profundidad de campo como consecuencia de una baja luminosidad o nitidez por el excesivo rango de la óptica.

Por este motivo los objetivo luminosos, mayormente los fijos, pero también los zoom, ofrecen una mejora considerable de calidad. Principalmente porque permiten marginar mejor los sujetos, intenta hacer una foto de retrato con un 18-55 en la posición de 55mm a f6,3 y haz otra, con un 50mm fijo f1.8, veras como la foto del 50mm 1.8 gusta más a simple vista. Pero a todos lo les resulta cómodo usar una lente fija, por eso hay ópticas zoom de calidad superior a los típicos objetivos de kit.

Ahí tenemos los clásicos 24-70mm, lamentablemente esta distancia en cámaras APS-C equivalen a un 35-100, distancia que es muchos casos es larga. Afortunadamente hay otras opciones en el mercado como el 18-35mm f1.8 de Sigma. Un objetivo de una calidad superior, con muy buena construcción y luminosidad más que considerable para tratarse de un zoom.

El Sigma 18-35 f1.8 ART esta diseñado para cámaras APS-C, por este motivo si lo montas en una FF tendrá un viñeteo hasta llegar al 35mm. En cuanto a calidad de lente, es un objetivo que se comporta bien, ofrece algo de distorsión en las esquinas en 18mm y algo de aberración a f1.8, algo que desaparece totalmente al llevar el diafragma un par de pasos más arriba y que solo es apreciable en altos contrastes.

La deformación que el Sigma ART 18-35 f1.8 genera esta bastante controlada, se aprecia una pequeña deformación en 18mm y una muy ligera en 35mm, pero en ambos casos, podríamos decir que es prácticamente inapreciable. Esta óptica tiene una versión en Cine de Sigma, pero esta es perfecta para grabar vídeo con cámaras sin espejo o reflex, la suavidad del zoom hace que su manejo sea practico en la grabación de vídeo, permitiendo por ejemplo, hacer efectos vértigo sin saltos.

¿Quieres descargar alguna fotografía en RAW del Sigma 18-35mm f1.8 ART?

Fotografía tomada en la posición de 18mm con diafragma f1.8. Descarga aquí en archivo RAW de la Canon EOS M50.Fotografía tomada en la posición de 35mm con diafragma f1.8. Descarga aquí en archivo RAW de la Canon EOS M50.

Fotografía tomada en la posición de 35mm con diafragma f10. Descarga aquí en archivo RAW de la Canon EOS M50. Fotografía tomada en la posición de 18mm con diafragma f1.8. Descarga aquí en archivo RAW de la Canon EOS M50.

0 Comments

Aún sin comentarios

Se el primero Comenta esta entrada

Leave a Reply